Cristián Brito Villalobos: Matar al Mandinga: Por la razón o la fuerza

 

Cristián Brito Villalobos Periodista y magíster en literatura

Cristián Brito Villalobos Periodista y magíster en literatura

Un karateca que no tiene nombre se mentaliza en vengar la muerte de su sensei secuestrado y asesinado por agentes de la dictadura de Pinochet. Las visiones lo acechan constantemente, así el protagonista de la novela observa cómo ángeles, seres demoniacos, un fraile llamado Cassaus y en especial su sensei, deambulan entre las tinieblas. El karateca es encomendado por su maestro para vengar su muerte y todo el horror que ha generado el imperio maligno del Mandinga que representa al dictador. “Matar al Mandinga” es una novela en donde el diálogo interno del karateca describe y narra toda la preparación y metodología que emplea para el gran encuentro y combate con el demonio. La novela se compone de cinco capítulos en donde se describe todo el recorrido que realiza el karateca cinturón negro. Desde el inicio se advierte un juego alegórico con la dictadura en donde el personaje principal se une a grupos que buscan derrotarla. La novela entonces transcurre relatando cada característica y detalle de las visiones. Es en estas narraciones donde radica uno de los grandes méritos de la obra en donde el lector encontrará los detalles de las alucinaciones del karateca y, con ello, la descripción minuciosa del mundo paralelo en el que vive. En el capítulo final, titulado Z, se  mezclan realidad y la ficción a medida que las visiones del  karateca se intensifican en violencia. Es el momento en que se produce el feroz enfrentamiento con la fuerza maligna, que ya no sólo encarna a Pinochet, sino que a todo el mal existente. Destruir al mal es la consigna.  En este episodio la narración crece y muestra su real dimensión al  superar el tópico de la dictadura militar para encarnar la idea de mal como algo que ha estado presente en todas la historia del hombre. “Matar al Mandigna”, novela que obtuvo el premio de los Juegos Literarios Gabriela Mistral, es una novela que mantiene un ritmo rápido, donde el avance de lo narrado sólo disminuye en la parte final, cuando se produce el esperado combate. En “Matar al Mandinga” el autor realiza un constante viaje al horror, realizando una analogía entre el bien y el mal que funciona como el eje central por el que se desplaza lo narrado. Escrita depurada y prolijamente, la obra proporciona una nueva interpretación de lo ocurrido en la dictadura militar y entrega nuevas señales de cómo se combatió y lucho por derrocarla. En el texto se mantiene una tensión alta desde su inicio, manteniendo al lector siempre atento a los acontecimientos.

Cristián Brito Villalobos Periodista y magíster en literatura




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *