Octavio Álvarez C.: Pablo Picasso conociendo su obra

Octavio Álvarez Campos profesor de Historia y Geografía Coquimbo.

Octavio Álvarez Campos profesor de Historia y Geografía Coquimbo.

“El pintor no pinta lo que ve, sino lo que siente, lo que se dice a si mismo sobre lo que ha visto” PICASSO.

Tuvimos la oportunidad de visitar la exposición “Picasso; mano erudita, ojo salvaje”, en la cual, gracias a una curadora que nos fue explicando, fui entendiendo la obra del pintor, ya que debo reconocer que de obras de arte, sé muy poco. La exposición consta de 35 pinturas, 41 dibujos, 20 esculturas, 20 grabados y 19 fotografías, (recordando que él, realizó aproximadamente 13.500 pinturas, 100.000 grabados, 34.000 dibujos y unas 300 esculturas y cerámicas), donde se muestra en diversos formatos y técnicas, los diversos periodos y estilos del pintor, el cual, nació el 25 de octubre de 1881, siendo sus padres; José Ruiz y Blanco (pintor y profesor de bellas artes de la Coruña y luego de Barcelona) y María Picasso López, falleciendo un 08 de abril de 1973.

Se nos explicó, que el artista fue evolucionando desde un dominio realista de las formas, pasando por un periodo azul, donde resalta la melancolía y por ende el color azul. De allí, está el periodo rosa, con personajes festivos y colores más cálidos. En la época negra surge la esquematización, recupera la expresividad y poder constructivo (influencia de escultura africana, arte románico y escultura ibérica). Después desarrolla el cubismo (Hombre con Guitarra), esta obra representa para él, “un símbolo que hace referencia tanto a la realidad concreta como a la realidad mental, una composición abstracta con una base material.”

Picasso, generalmente hacia varios bocetos antes de la obra definitiva, pero no así, en los últimos años y sobretodo, en el último cuadro de la muestra, “El pintor y el niño”.

Otro hecho relevante es lo que explicaba la anfitriona, en que recalcaba que la inspiración del artista (musas) eran las mujeres que compartían con él (Fernande Olivier, Eva Govel, Olga Khokhlova, Eugenia Huici, Françoise Gilot, Marie Thérése Walter, Dora Marss) y eso se reflejaba en las facciones de las mujeres que aparecían en los cuadros. También, informaba que vivió intensamente su época, con conflictos (Guerra Civil Española, las Guerras Mundiales y la ocupación de Francia por parte de los alemanes), los cuales están simbolizados en sus obras a través de imágenes de objetos de dichos conflictos (se le llama “alegoría”).

En relación a Chile, según un artículo en el diario, El Mercurio (12/02/2017), Picasso se relacionó con compatriotas y entre ellos están;  Eugenia Huici (mecenas), Vicente Huidobro, Manuel Ortiz de Zarate (pintor), Pablo Neruda y Marcos Chamudes (fotógrafo), José Venturelli, Roberto Matta, Juan Emar, Luis Vargas Rosas, Mario Carreño y Henriette Petit. La importancia de esta situación es que, a través de Eugenia Huici, quien tomó a Picasso (nombre artístico) bajo su protección en 1916 y le ayudo a instalar su estudio en Montparnasse, los chilenos pudieron relacionarse e integrarse al ambiente artístico de Paris. Esto se reafirma con una cita, en el mismo diario; “El Picasso de los años de posguerra, el innovador cubista revolucionario que después sería el gran artista de la Escuela de Paris, respetado y buscado por el mundo, el genio rebelde, es indiscutiblemente, en buena parte, la creación de su protectora chilena”, ha dicho el escritor de arte Douglas Campbell”.

Octavio Álvarez C.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *