Carlos Galleguillos: La Red Social: La caverna virtual de muchos mitos

Carlos Galleguillos Carvajal; Abogado Secretario Regional Ministerial de Justicia y Derechos Humanos Región de Coquimbo

Carlos Galleguillos Carvajal; Abogado Secretario Regional Ministerial de Justicia y Derechos Humanos Región de Coquimbo

Cuando se es estudiante, en las clases de Filosofía, los profesores/as hacían esfuerzos para enseñar algunos aspectos esenciales de la República de Platón. Dentro de esos pasajes imperdibles del   filósofo destaca la utilización del mito de la caverna para explicar la relación del ser humano con el conocimiento y las realidades.

En términos generales en este relato se cuenta como un grupo de hombres vivían desde siempre atrapados y encadenados en una caverna abrigada por una llama y acostumbrados a ver siempre la misma realidad de sombras, reflejos y efectos producida por la luz del fuego. Hasta que un día uno de ellos logra liberarse salir hacia la luz y conocer otra realidad. Obviamente al regresar a contar dicho fenómeno, a los demás les resultó muy complejo de creer.

Han pasado muchos años desde que Platón escribiese y reflexionara sobre el mundo de las ideas  y de las cosas y la forma de conocer de las personas, sin embargo, no deja de tener cierta aplicación a nuestra época y a la forma en que desarrollamos nuestra vida y nuestro conocimiento de los fenómenos que ocurren en el contexto contemporáneo. En particular, hay semejanzas en un mundo en que el internet, la conectividad y la inmediatez de la red social  nos llevan con extremada facilidad a creer todo lo que se nos muestra, incluso aquellas situaciones burdas y evidentemente maliciosamente elaboradas con el afán de burlar la mente de los que leen.

Por cierto, hay que conceder que en nuestros tiempos es más común que la realidad supere la ficción y hay casos en que hasta lo que parece imposible y burdo puede llegar a pasar, sin embargo, hay un gran número de personas que al vagar por el amplio mundo de la red social, ni siquiera hacen el mínimo esfuerzo por ponderar las imágenes y textos que llegan hasta sus sentidos y dan por hecho lo que los “memes” expresan. Luego, se comienzan a expresar y compartir innumerables calificativos de desprestigio hacia otras personas con descarnada virulencia que a ratos asombra.

Los relatos construyen realidades, eso siempre ha sido así, pero al menos hagamos un esfuerzo por convivir en un mundo mejor y   filtrar aquello que se nos comunica y pensar dos o tres veces lo que compartimos, comentamos o “retuiteamos”, quizás eso nos puede ayudar a salir de la caverna virtual.

Carlos Galleguillos; Secretario Regional Ministerial de Justicia Región Coquimbo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *