Alexis Araya Cortés : La inclusión: un proceso dilemático, complejo y sin final

Alexis Araya Cortés Docente Educación Diferencial Director Programa Magister en Educación Universidad Santo Tomás La Serena
Alexis Araya Cortés  Docente Educación Diferencial Director Programa Magister en Educación Universidad Santo Tomás La Serena
Alexis Araya Cortés
Docente Educación Diferencial
Director Programa Magister en Educación
Universidad Santo Tomás La Serena

Muchos podrían pensar que la inclusión está siendo utilizada como un lema o slogan, cuyo fin es sensibilizar a la audiencia sobre diversos temas que se consideran éticamente adecuados. En la dimensión educativa, la inclusión es considerada como un proceso dilemático, complejo y sin final, que permite abordar y responder a la diversidad humana y analizar de forma sistemática las culturas, políticas y prácticas educativas para identificar, eliminar y/o minimizar, a través de iniciativas sostenidas de mejora e innovación, las barreras de distinto tipo que limitan la presencia, el aprendizaje y la participación todos/as los estudiantes en su trayectoria escolar.

La inclusión es dilemática, debido a que este proceso debe asegurar la educación de todos los estudiantes “comunes” y “diversos”, y asimismo, lograr aprendizajes de calidad para cada uno de ellos. Establecer este equilibrio supone tomar acuerdos en comunidad y una escuela, por lógica, presenta un conjunto de valores y creencias muy diversas.

La inclusión es compleja porque requiere de diversos apoyos especializados para llevarla a cabo; el profesor de aula por sí sólo no podrá dar respuesta a todas las necesidades educativas individuales y especiales de sus estudiantes. Se requiere de un trabajo colaborativo, un equipo de apoyo y recursos didácticos pertinentes.

La inclusión es un proceso sin final ya que no existe un certificado que asegure que una institución sea inclusiva. Las escuelas podrán declarar un sello inclusivo, pero esto significa asumir un proceso sistemático y sostenido de mejoras para eliminar las barreras que vayan surgiendo en la trayectoria escolar de sus alumnos. Lo anterior se debe a que la comunidad educativa es muy dinámica y cambiante.

Por último, señalar que el nivel de presencia y participación ya no es foco: es una realidad. En lo que debemos poner atención es a la construcción de aprendizajes de calidad y para la vida de los estudiantes. La inclusión, en esencia, es el reconocimiento y valoración de la diversidad humana.

Alexis Araya Cortés

Docente Educación Diferencial

Director Programa Magister en Educación

Universidad Santo Tomás La Serena

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*