Cores expresan voluntad de aportar recursos para terminar construcción de Edificio Consistorial de Coquimbo

Alcalde Marcelo Pereira dijo estar muy agradecido del apoyo de los consejeros regionales, asegurando que los vecinos serán los principales beneficiados con la obra, porque reunirá a todos los servicios municipales en un mismo lugar.

Tras una hora y media de análisis sobre la situación contractual del Edificio Consistorial de Coquimbo, los consejeros de la comisión de Régimen Interno del Consejo Regional (CORE) manifestaron la voluntad de apoyar la terminación del edificio consistorial y aprobar los recursos necesarios para cumplir con aquello.

El proyecto fue analizado por los consejeros conforme a un acuerdo adoptado en abril pasado, de revisar el estado de los edificios consistoriales de la región, partiendo por el edificio porteño. Para esto, fue invitado a exponer el propio alcalde Marcelo Pereira, quien explicó el estado en el que recibió la obra al iniciar su mandato, las deudas y los problemas que se originaron posteriormente con la paralización de la obra debido a deudas impagas.

“Creemos que hay voluntad de parte del Consejo Regional, así lo ha  expresado la mayoría de los consejeros,  de apoyar la terminación de este edificio que es muy importante para la comuna de Coquimbo, independiente de los montos involucrados, porque aquí se ha dejado claro que un edificio de esas características tiene un costo más elevado que lo presupuestado”, señaló el consejero Jaime Herrera, presidente de la comisión de Régimen Interno del CORE.

Por su parte la presidenta del CORE, Adriana Peñafiel, fue categórica en señalar que el propósito del Consejo es que las obras que están a medio terminar  se terminen.

“No pueden quedar obras inconclusas en las distintas provincias, porque todas han obedecido a una necesidad de la población, independiente de las objeciones que pueden haber desde el punto de vista técnico o las razones por las cuales se  llegó a ese estado, el propósito nuestro es poder normalizar   estas situaciones”, afirmó Peñafiel.

La presidenta agregó que la voluntad política del CORE es apoyar el término de la obra para que esta concluya a fines de 2019 como lo planteó el alcalde en su exposición, situación que deberá ratificarse a través de acuerdo del Consejo Regional en pleno.

Alcalde agradecido

Finalizada la reunión, el alcalde Marcelo Pereira dijo haber sido muy claro en señalar que la problemática del edificio ha sido una materia relevante en su gestión desde que asumió el cargo en 2016 y que está muy agradecido del compromiso de los consejeros regionales en orden a apoyar el término del proyecto.

“Creo que he sido sumamente claro sobre cuál ha sido nuestra posición y cómo hemos tratado de llevar esta conversación con la empresa Sacyr para que termine la obra gruesa y las terminaciones. Y posteriormente analizaremos cómo haremos la implementación del edificio consistorial, esperamos que a finales del año 2019 o a principios del 2020, estemos en condiciones de utilizarlo y abrirlo  a la comunidad”, puntualizó.

La autoridad comunal se refirió tambien a los beneficios sociales que tendrá  el edificio consistorial una vez terminado, el que esperan transformar en un gran centro cívico, punto de encuentro de las familias.

“Creanme que los beneficios son innumerables, pero lo principal es que todos los servicios  van a  estar en un edificio y eso no sólo va en beneficio de la comunidad, sino que va en beneficio de todas las personas que quieran hacer algún tipo de trámite y por eso que queremos convertirlo en un centro cívico,   de encuentro, donde la gente no sólo vaya a hacer tramites, sino que lo vean como un punto de encuentro de la familia”.

Liberan estados de pago

Antecedentes aportados por Rocío Ramírez, jefa de la División de Análisis y Control de Gestión del Gobierno Regional, indican que el principal escollo en esta obra han sido problemas administrativos y financieros generados por modificaciones al contrato, que de alguna manera desnaturalizaron el convenio mandato que el Gobierno Regional encomendó al municipio originalmente.

La profesional indicó que la situación fue analizada por los equipos jurídicos del GORE y el municipio, llegando a un acuerdo que busca destrabar jurídicamente y administrativamente la situación generada por las modificaciones adoptadas por el municipio y Sacyr.

Del mismo modo, señaló que la empresa contratista reconoce que la modificación 3, de dividir la ejecución de la obra en dos partes, no fue una buena solución, pero está llana a continuar con el proyecto, para lo cual el Gobierno Regional determinó destrabar dos estados de pago que están en poder del municipio para seguir el curso de la obra.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*